Jueves, 5 de agosto de 2021
Área de clientes
No cerrar sesión
Gestión de claves
Artículos
Legislación
Empresas cárnicas
Revista on line


¿Quieres ser cliente?

Interporc destaca cómo el nuevo sistema integral de gestión del porcino reducirá hasta un 40% las emisiones de gases de efecto invernadero por granja


A partir del próximo 1 de enero, cada granja de porcino deberá contar con un sistema integral de gestión. Para Interporc, esto va a suponer un programa que permitirá disminuir entre un 30 y un 40% las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI) por granja.

Para lograrlo, según explica el director de la Interprofesional del Porcino de Capa Blanca (INTERPORC), Alberto Herranz, las granjas deberán, entre otras medidas, establecer un sistema de alimentación multifase con reducción del contenido de proteína bruta.
 
Así mismo, deberán adoptar una de las siguientes técnicas: vaciar las fosas de estiércoles un mínimo de dos veces a la semana con el objeto de reducir al menos un 30% las emisiones GEI; cubrir las balsas de estiércoles con técnicas que reduzcan las emisiones al menos en un 40%; o llevar a cabo cualquier otra técnica, descrita como Mejor Técnica Disponible, que garantice una reducción equivalente.
 
Para monitorizar el alcance de las reducciones conseguidas se crea un Registro de Mejores Técnicas Disponibles, al que las autoridades competentes de las comunidades autónomas tendrán que dar cuenta anualmente.
 
Además, el SIGE contempla un Plan de gestión ambiental y de lucha contra el cambio climático con medidas que permitan optimizar el uso de agua y energía; controlar ruidos, partículas, polvo y olores; y un plan de producción y gestión de estiércol.
 
Junto a este, otros 9 planes, que se añaden a las exigentes normativas que ya cumplía el sector porcino español, y que, según destaca Herranz, “consolidarán el liderazgo español del sector porcino español en seguridad alimentaria, bienestar animal y protección del medio ambiente”,
 
Los planes abarcan desde la limpieza, desinfección o desinsectación de las instalaciones, el uso racional de antibióticos, el bienestar animal, la bioseguridad y un plan de formación con cursos periódicos, para garantizar que todas las personas en contacto con los animales cuenten con una formación suficiente en bienestar animal, medio ambiente, bioseguridad, sanidad, higiene y manejo de los animales y resistencia a los tratamientos incluidas las resistencias antimicrobianas y sus consecuencias.
Compartir esta noticia en:    Compartir en Linkedin LinkedIn        
©2021 Estrategias Alimentarias SL. Todos los derechos reservados. Aviso legal. Protección de datos